miércoles, 29 de octubre de 2008

Próxima parada: Picasso




Próxima parada: Picasso


Una pareja de estudiantes rinde un homenaje al dadaísmo cambiando los nombres de las estaciones de metro de la línea 1


El metro es el territorio de la ensoñación, de la mirada perdida en ningún punto fijo. El traqueteo de la Línea 1 de Valencia dirige el rito hipnótico y el suceder inequívoco de las paradas y la voz metálica nos introduce por un túnel camino del exilio interior. Ese terreno onírico tan propicio a la imaginación no podía ser ignorado por las mentes más lucientes de la blogosfera valenciana.


Un grupo de estudiantes valencianos vinculados al mundo del arte y la creación ha llevado a cabo en las últimas horas una “acción dadaísta” en las instalaciones de Metrovalencia. Básicamente, su actuación consiste en cambiar el nombre a algunas estaciones utilizando pegatinas superpuestas en los carteles, lo que consigue un efecto sorpresivo en los viajeros debido al parecido asombroso con la tipografía original.


El dadaísmo, explica una de las componentes, es una de las primeras vanguardias artísticas, anterior al surrealismo. Entre sus motivaciones y objetivos está “la contradicción, el afán de provocar” subvirtiendo lo establecido. Así, una de las máximas dadaístas es: “Todo vale para crucificar el aburrimiento”.


Con este andamiaje ideológico, estos jóvenes han decidido que la estación de Picassent sería mucho menos rutinaria si se llamara Picasso; y que la parada Omet tendría un cariz más… ¿impresionista? bajo la titularidad de Monet. ¿Y por qué Picanya, en lugar del escritor y pintor (Francis) Picabia, que fue uno de los

referentes del dadaísmo? Dicho y hecho.


El juego planteado a los viajeros no sólo es un homenaje a algunos de los artistas más influyentes de su época. “También hay cabida para el absurdo, lo que es arte y lo que no”, apuntan. Y así lo habrán comprobado los habituales de la estación Bailén de Valencia, mucho más rítmica estos días con el nombre de “Bailón”.


“Una oda a lo espontáneo”


Ante las previsibles acusaciones, estos jóvenes se niegan a aceptar que su acción sea calificada como acto vandálico. “Entiendo que la gente piense que es gamberrismo, pero esto es extender el dadaísmo, que es provocar, divertirse, una oda a lo espontáneo”, argumentan. También tienen respuesta para los que digan que son gamberros porque esconden sus rostros: “Nos tapamos la cara porque lo importante es la acción, no las personas”.



Este tipo de actos no son exclusivos de Valencia. Estos jóvenes se decidieron a “dadaizar” el metro tras contactar con el grupo “Trompelemonde”, dadaístas y radicados en Madrid. Se trata de un colectivo de personas vinculadas al campo del diseño y la moda y entre sus acciones más conocidas destaca Red Retro, un proyecto que también rebautiza las estaciones de la capital de España. Hace poco rindieron homenaje al mundo lésbico: Artilleros pasó a ser “Tortilleras” y Tetuán, “Teta”, entre otras.


“Trompelemonde”, además de en Valencia, tiene ramificaciones en Sudamérica. El metro de Buenos Aires ya ha vivido acciones similares y en las próximas fechas el suburbano del Distrito Federal de México acogerá a los dadaístas. Los miembros de Valencia anuncian nuevas acciones: permanezcan atentos.




11 comentarios:

morena dijo...

Pues me encanta la iniciativa...

besos

marpop y las marnualidades dijo...

Bieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeennnnnnnnnnnn! qué chicos más artísticos e intrépidos...jeje!el próximo evento dadaísta en Mertovalencia cuenta con tu presencia no?
Besitos POP!!!gracias por un post tan chuli, tan chuli como tú!

ignacio dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Niño dijo...

Preciosos comentarios! Gracias por tu valiosísima aportación! Esto marcha. Me han dicho por ahí que quedan todavía pegatinas y destinos a la espera de ser "dadadeados". Habrá que estar atentos!

(borra el anterior, plis. Me acabo de abrir una cuenta de estas, y desconocía un poco el funcionamiento)

Vicè dijo...

Espectacular! Me quito el sombrero ante la genial iniciativa de esta gente cuya identidad desconozco por completo.

Un rincón apartado dijo...

Me encanta. Es tan... artístico.

marpop y las marnualidades dijo...

Ah, y se me olvidaba decir que precioso el recorrido de colores de su post, es usté tan chuli como el mismísimo arcoiris!jajajajajaja!
Ays, espero que esta gente no crezca nunca en el sentido más amplio, es bonito ser niño dadaísta por un día, con una carpeta llena de pegatinas y un sueño cargado sobre las espaldas...ays(suspiro), qué cursi estoy hoy, jajaja, así me los imagino yo, vaya...

Forlati dijo...

Estos dadaístes de la foto de la parada Picasso estan un poc "fondones" ¿no? Pensava que els dadaístes estan tots prims com una canya de peixcar de tantes nits i tant d'alcohol.

M'han tret vostés un somriure, senyors dadaístes.

(Prenga's lo de dalt com una provocació dadaísta-aficionada, que és lo que és, jajajajaja)

marpop y las marnualidades dijo...

Precisamente los dadaístas no eran muy alcohólicos que digamos, esos eran los surrealistas que vivieron en la Resi de Madrid y se iba a Toledo con su Orden de Caballeros, jajaja. Los dadaístas son pura contradicción, beben pero no para emborracharse, se emporran pero no con intención e ir drogados...qué droga hay mayor que el arte por el arte?
Fondones?jajajaja
Besitos POP, respuesta en video en mi blog! muases!

Niño dijo...

Fondones??? Señor Forlati, hablando en nombre del señor de la foto (al que desconozco por completo), no es barriga, es la postura, jajajaja.

Un saludo!

morena dijo...

Perdone Don Ignacio, es tripa cervecera, aparte de la pose, que ayuda...